Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Pecado

Miguel Angel Salida del Edén

Nuestro resplandeciente Dragón de Sabiduría tiene tres aspectos. Estos son: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El Padre es luz y vida; el Hijo es el agua y la sangre que manó del costado del Señor con la lanza de Longibus. El Espíritu Santo es el fuego de Pentecostés o Fuego del Espíritu Santo, llamado por los indostaníes Kundalini, la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes, fuego santo simbolizado por el oro.

Se peca contra el Padre cuando decimos mentiras. Se peca contra el Hijo cuando odiamos a alguien. Se peca contra el Espíritu Santo cuando fornicamos. El Padre es la Verdad. El Hijo es Amor. El Espíritu Santo es el Fuego Sexual.

Samael Aun Weor. Matrimonio Perfecto

Cuando el hombre llega al estado humano, adquiere el don del libre albedrío para poder elegir voluntariamente e involuntariamente el bien y el mal, pero sus sentidos son totalmente erróneos debido a los defectos adquiridos a través de su existencia. A estos defectos le dan el nombre de pecados, algunas religiones, esos defectos hacen defectuosos nuestros sentidos, es decir nuestros informantes. Así, el mentiroso hace que sus sentidos no puedan ver la realidad tal como es, y hace que cada ladrón juzgue por su condición, y la Biblia dice: "PRENDEN AL IMPÍO SUS PROPIAS INIQUIDADES".

Nosotros para mejorar nuestros sentidos, hacemos una lista de nuestros defectos. Una vez conocidos, los analizamos y nos damos cuenta que podemos vivir sin necesidad de ellos.

El hombre o la mujer iracundos pueden darse cuenta que toda su personalidad mejora si son capaces de combatir la ira. La ira es odio, y el que odia peca contra el HIJO que es Amor, de modo que jamás la persona que odie podrá sentir la gracia del AMOR, con la cual podemos manejar las fuerzas de la naturaleza.

El que miente peca contra el PADRE que es verdad y jamás podrá recibir las dádivas que el PADRE da, como la PAZ, SABIDURÍA, etc. Entre más mienta, más imperfectos serán sus sentidos, más se aleja del Ser al cual busca.

Se habla también sobre la castidad científica, es decir, el aprovechamiento de la ENERGÍA CREADORA en su totalidad. La sabiduría Gnóstica le enseña a transformar su propia simiente en luz y fuego. Con la LUZ de ese FUEGO, podemos salirnos del laberinto que hemos formado a través de nuestras mal orientadas existencias. Podemos formar al Cristo Interno en nuestro corazón y conquistar el camino ANGÉLICO o DEVICO o por lo menos, llegar a hacer un Super Hombre.

Samael Aun Weor- El Despertar del Hombre

El animal intelectual equivocadamente llamado hombre es como una casa llena de mucha gente.

No existe orden ni concordancia alguna entre los múltiples yoes, todos ellos riñen entre sí y se disputan la supremacía. Cuando alguno de ellos consigue el control de los centros capitales de la máquina orgánica, se siente el único, el amo, empero al fin es derrocado.

Considerando las cosas desde este punto de vista, llegamos a la conclusión lógica de que el mamífero intelectual no tiene verdadero sentido de responsabilidad moral.

Incuestionablemente lo que la máquina diga o haga en un momento dado, depende exclusivamente del tipo de yo que en esos instantes la controle.

Dicen que Jesús de Nazareth sacó del cuerpo de María Magdalena siete demonios, siete yoes, viva personificación de los siete pecados capitales.

Obviamente cada uno de estos siete demonios es cabeza de legión, por ende debemos sentar como corolario que el Cristo íntimo pudo expulsar del cuerpo de la Magdalena millares de yoes.

Reflexionando todas estas cosas podemos inferir claramente que lo único digno que nosotros poseemos en nuestro interior es la ESENCIA, desafortunadamente la misma se encuentra enfrascada entre todos esos múltiples yoes de la Psicología revolucionaria.

Es lamentable que la esencia se procese siempre en virtud de su propio embotellamiento.

Incuestionablemente la esencia o conciencia que es lo mismo, duerme profundamente.

Samael Aun Weor. La Gran Rebelión

Glosarios| Regresar al Índice de Palabras |