Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Fe Consciente

Fe Conciente

El hombre que no tiene fe fracasa de hecho, la fe es un poder solar. Es decir, no me estoy refiriendo hermano, a la fe aquella del carbonero; hablo de la FE CONSCIENTE. Así por ejemplo, creo que para todos simplemente dos más dos son cuatro. Si hago la suma eso resulta, eso se llama FE CONSCIENTE. La fe del carbonero no es así, no estamos hablando de la fe del carbonero, estamos hablando de la FE CONSCIENTE.

Conferencia "El poder de los mantrams".

FE CONSCIENTE

Las personas llenas de dudas que se meten al ocultismo práctico, fracasan totalmente. Quien duda de nuestras enseñanzas no está preparado para la Senda del filo de la Navaja. Gentes así es mejor que se afilien a cualquier religión y le pidan a la Gran Realidad, el poder solar de la fe consciente. Cuando hayan logrado la fe consciente, entonces ya están preparados para entrar en este camino angosto, estrecho y difícil. Quien duda del ocultismo no debe recorrer este difícil camino hasta no haya recibido el poder de la fe consciente. El ocultista que duda, puede volverse loco. La fe es un poder solar maravilloso.

Matrimonio perfecto.

Discípulo. Maestro, ¿la Fe se puede convertir en un hábito?

Maestro. Indubitablemente, la Fe no es algo que pueda convertirse en hábito, ¡no! Nuestros hábitos (que al fin y al cabo tenemos que estudiar) pertenecen al Centro Motor o Centro del Movimiento.

Por lo común son, dijéramos, mecanicistas en un ciento por ciento, Si uno quiere hacerse consciente de las actividades del Centro Motor, debe estudiar sus hábitos. Y es necesario estudiarlos para conocerlos mejor, porque tenemos muchos hábitos que nosotros mismos no los conocemos.

Así pues, como quiera que los hábitos forman parte, sencillamente, del Centro Motor, de las costumbres establecidas, de los prejuicios, del medio ambiente en que nos hemos levantado, en modo alguno podría la Fe, que es algo objetivo, convertirse en algo meramente subjetivo.

Así pues, ante todo, la Fe no puede convertirse en hábito jamás. Segundo, no es posible que la Fe se torne mecanicista, automática, porque si la FE CONSCIENTE se vuelve automática, ya no es consciente; sería fe ciega como la del carbonero (subjetiva), pero no la auténtica Fe Consciente que es la que buscamos, que es la que deseamos, que es la que queremos...

Para poder llegar a tener la Fe Consciente, se necesita estar ALERTAS, como el vigía en época de guerra, no caer jamás en el mecanicismo de la existencia, en el hábito, en la costumbre, en lo atávico.

La Fe Consciente únicamente se puede elaborar o fabricar (ya lo dije) a base de ESTUDIO y de EXPERIENCIA DIRECTA. De allí deviene la Comprensión que nos da el LOGOS, y como resultado último la Fe, que es obvio que tiene sus raíces en el Logos.

Así, pues, la Fe consciente se desenvuelve de instante en instante, de momento en momento.

Podría suceder que tú estuvieses cargado de Fe y sin embargo dudaras de que una molécula de cobre (en los átomos, por ejemplo) tengan un centro de gravitación muy especial; que tal molécula sirva, dijéramos, como centro de gravedad para que allí las Fuerzas Cósmicas evolucionen e involucionen.

Podrías tú decir: “Está buena la teoría pero a mí no me consta”..., y sin embargo, estar irradiando Fe, pero en ese detalle no tenerla en un momento dado. Entonces necesitarías tú estudiar la constitución de esa molécula de cobre, pero estudiarla detenidamente, desde el punto de vista físico y, luego, estudiarla a través de la Meditación: Acostado en tu cama, con el cuerpo relajado, imaginar a la molécula vivamente, “queriendo verla”, es decir, unir la Imaginación (que es femenina) con la Voluntad (que es masculina), tratando de descubrir la vida de esa molécula.

En un momento dado, con la Inspiración, el día menos pensado, llegas a ver cómo las Fuerzas Cósmicas gravitan en esa molécula, evolucionando e involucionando. Resultado: Que aumentaría tu Fe, tendrías una nueva Fe Consciente en algo que tú no habías tenido Fe, aunque tuvieras Fe en muchísimas otras cosas.

Pero más tarde podría darse el caso de que tú dijeras: “¡Hombre, los vegetales son maravillosos, pero hay plantas que curan y plantas que matan! Yo no puedo creer –dirías tú– que una planta que mata pueda tener un ELEMENTAL inocente y puro. ¿Cómo va a ser posible eso?”. Te surgiría la duda, pues. “Si mata, ¿cómo va a ser inocente el Elemental?”. Dirías: “Inocente será el de una planta que no  mata, pero ¿una que mata?”...

Entonces no tendrías, tú, Fe en esa planta; necesitarías investigarla, concentrarte, dijéramos, en la CICUTA, por ejemplo, y meditar en ella; con la Imaginación ver la planta, ver sus raíces dentro el interior de la tierra, sus hojas, sus ramas; luego tratar, con tu Imaginación, de aprender, de ver el Elemental de aquélla planta...

Un día de esos tantos puede darse el caso de que, cuanto menos lo pienses, se presenta el Elemental ante tí, aquel niño inocente (todos son inocentes; él no tiene la culpa de que ese veneno la gente lo pueda utilizar para el mal; es una planta como cualquier otra y eso es todo). Entonces tú, en ese momento dirás: “¡Ah, sí tengo Fe; el Elemental de esa planta es inocente, ahora sí creo que es  inocente, tengo Fe!”...

Entonces, asoma otra faceta de la Fe. Y si pensamos que el Conocimiento es Infinito, que la Sabiduría Cósmica no tiene límites ni orillas, entonces tenemos que pensar que la Fe también se va desenvolviendo en forma infinita (eso es obvio) y de instante en instante, y de momento en momento, y que jamás se puede volver mecanicista, automática, o formar parte de nuestros hábitos y costumbres, etc. ¿Entendido?

Conferencia “El poder de la fe consciente”.

En realidad de verdad, aquellos que eliminen los defectos psicológicos despertarán la conciencia. El despertar de la conciencia abre la mente interior y cuando ésta se abre surge la verdadera fe, que no es la fe del carbonero sino la fe consciente del que sabe, del que puede ver, oír, tocar y palpar las grandes realidades del anfiteatro de la ciencia cósmica.

Conferencia “Misión de los extraterrestres”.


Fotografía: Templo de los Guerreros. Chichén Itzá México, tomada por Martha Rodríguez Licea. Recopliación de datos por Susana Margarita Rdz.

Glosarios| Regresar al Índice de Palabras |