Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Zona Arqueológica Plazuelas

* Información de la Página Oficial del Gobierno Municipal de Pénjamo Guanajuato

Plazuelas

ZONA ARQUEOLÓGICA PLAZUELAS, PÉNJAMO, GTO.

Como llegar.

Sobre la carretera federal número 90 tramo Irapuato-La Piedad, a 12.5 km después de pasar la ciudad de Pénjamo, se toma una desviación a la derecha y a 2 km hacia el norte se llega al poblado de San Juan el Alto Plazuelas. Atravesando la localidad y a 500 metros se encuentra el museo y la zona arqueológica.

Historia del sitio.

A pesar de la existencia de diversos montículos, del hallazgo de diferentes ofrendas y de los cientos de piedras grabadas que afloran por doquier, la falta de datos históricos que hagan referencia a este sitio es de llamar la atención; aunque los vecinos de Pénjamo, los habitantes de las haciendas el Saúz de Pastores y Plazuelas, así como y los de las comunidades cercanas conocían desde hace mucho tiempo “las casas que los indios habían tapado”. Sin embargo, fue hasta 1982 que el sitio fue oficialmente registrado con el nombre de “El Cobre” por Sergio Sánchez y Gabriela Zepeda. Los trabajos arqueológicos para la restauración de este lugar comenzaron en1998 por parte del personal del Centro INAH Guanajuato y continúan hasta la fecha.

Plazuelas.

El nombre de este sitio se retomó de la comunidad rural en la que se encuentra. Plazuelas se localiza en las estribaciones sureñas de la Sierra de Pénjamo sobre tres laderas que separan dos barrancas, sus edificios fueron construidos de manera dispersa, comunicándose entre sí a través de largas calzadas y veredas que suben y bajan entre los cerros, veredas que aún siguen enlazando a los ranchos vecinos y en donde un manantial, “el agua nacida” es el punto de confluencia de todos ellos.

Plazuelas estuvo habitada entre 600 y 900 d.C. Al final de esta época las esculturas y los edificios fueron derrumbados, la ciudad quemada  intencionalmente, quedando la región abandonada durante largo tiempo.

La ladera central se ha explorado casi en su totalidad. En ésta se encuentran dos edificios que resaltan la importancia del sitio: al que se ubica en la parte más alta, los vecinos de San Juan le han llamado “las casas tapadas”,  el que se comunica mediante una amplia calzada con una cancha para el juego de pelota.

Recorrido.

El recorrido de este sitio se inicia por el sur de la cancha del juego de pelota, la cual tiene  dos cabezales y se encuentra a un nivel inferior de la plataforma sobre la que está construida, indicando así su relación con el mundo subterráneo.

El juego de pelota era un ritual que generalmente representaba la lucha del sol contra las fuerzas de los dioses de la muerte y la oscuridad que habitaban el mundo subterráneo. Durante las excavaciones se encontraron cuatro esculturas con rasgos de serpiente, dos de ellas estuvieron empotradas en el centro de las paredes laterales como marcadores del juego.

Al oeste de la cancha se observan dos pequeñas plataformas en las que quizá se llevaron a cabo rituales complementarios al juego.

Caminando hacia la barranca de Los Cuijes se encuentran los restos de una plataforma, escapándose de la destrucción, lo que parece fue un baño de vapor o temascal. Baños como éste se encuentran asociados a otras canchas de juego de pelota y se ha interpretado que el baño era parte de los rituales de purificación.

Siguiendo en dirección oeste se inicia el recorrido de forma lateral por el área de los petrograbados. Aquí se grabaron cientos de símbolos con el propósito de atraer la lluvia y la fertilidad, encontrándose pequeñas y grandes concavidades, círculos concéntricos, líneas serpentinas, espirales y medias lunas. Varias rocas muestran también elementos arquitectónicos en miniatura como escaleras, edificios piramidales, canchas de juego de pelota, sencillos edificios y representaciones de complejas ciudades, sobresaliendo una que representa con gran detalle el edificio de las Casas Tapadas.

Por ahora el recorrido entre los petrograbados se encuentra restringido, ya que de caminar sobre ellos se estarían destruyendo vestigios arqueológicos de más de mil años.

Más adelante, en dirección norte se llega al edificio más grande y complejo de este sitio, las Casas Tapadas. Construido sobre una extensa plataforma en la que se edificaron cuatro pirámides de distintas formas y tamaños, una habitación a la que se ha nombrado “la casa de los caracoles”, probablemente utilizada como lugar de reunión de la clase gobernante y “un pequeño adoratorio.” Todo este conjunto arquitectónico se encuentra enmarcado por pasillos, patios y terrazas y rodeado de una larga banqueta, donde quizás se sentaban los visitantes a observar las ceremonias.

Las pirámides del centro, norte y sur son cuadrangulares, mientras que la casa de los caracoles y la pirámide oriental tienen en su planta la forma de una T, elemento que también indica la entrada al mundo subterráneo. Estas dos estructuras tenían remates: la pirámide con el símbolo de dos rayos paralelos y la habitación con el de caracoles cortados. Las cinco estructuras fueron adornadas con una serie de taludes y tableros que se desdoblan o se transforman según la época y su momento constructivo. Así, aunque de gran semejanza, ninguna repite la forma de otra.

Texto. Maria Elena Aramoni y Carlos Castañeda

Información general.

Horario: martes a domingos de 10:00 a 18:00 horas.

Servicios: museo, sanitarios, guarda equipajes, tienda de artesanías, visitas guiadas. Sábados y domingos venta de comida regional.

ZONA ARQUEOLÓGICA PLAZUELAS.

En el Municipio de Pénjamo se encuentra la Zona Arqueológica de Plazuelas, siendo ésta la primera abierta al público en el Estado.

Aquí se pueden admirar los vestigios de una ciudad que fue construida y habitada entre los años 600 y 900 d. C. Destacan por su armonía con el paisaje cuatro pirámides, una cancha para el juego de pelota y miles de piedras grabadas con diferentes símbolos, únicas en el Estado. Esta zona cuenta también con un museo de sitio en el que se puede apreciar una variedad de objetos que fueron recuperados durante los trabajos de excavación en esta zona.

El horario de visita es de martes a domingo de 10 a 18 horas.

90 Fotografías de la Zona Arqueológica