Gnosis Inscríbete en Novedades
Instituto Cultural Quetzalcoatl
Gnosis ICQ en: English | Francais:
 

Elementales y TatwasLos Elementales de la Naturaleza y los Tatwas.

Jesús Mercado Isaac y Maricela Aguilar Ferrel: Aguascalientes, Ags.

Debemos saber que hoy por hoy, las gentes comunes y corrientes, vivimos en este mundo de tres dimensiones ignorando la existencia de una cuarta dimensión, de una cuarta coordenada.

Así diremos que existen por doquiera muchos bribones del intelecto sin orientación positiva y envenenados por el escepticismo, lamentablemente el veneno del escepticismo contagio a las mentes humanas en forma alarmante desde el siglo XV111.

Es claro que con la mente llena de escepticismo no podemos abrirnos a lo nuevo a lo que desde siempre ha existido.

Es necesario saber que más allá de nuestro mundo tridimensional existe la dimensión desconocida, la región etérica. Si cuidadosamente observamos el color de las montañas podemos ver un azul intenso bastante hermoso, dicho color es el éter de la cuarta dimensión se nos ha dicho que en un futuro todo el éter será visible en forma plena en el mismo aire que respiramos.

 Los científicos modernos niegan enfáticamente el éter y dicen que sólo existe en los campos magnéticos, si recordamos las gentes de la edad media negaban la redondez de la tierra suponiendo que ésta era plana.

Cuando Galileo Galilei afirmó que la tierra era redonda y que no estaba quieta, estuvo a punto de ser condenado a muerte, cuando se le exigió que jurara que no era redonda y que no se movía poniendo la mano en la Biblia dijo: “Lo juro, pero se mueve, se mueve”.

Así también aunque neguemos  la existencia de dimensiones diferentes a la nuestra, aunque neguemos la existencia del éter, aunque juremos que no existe, tendremos que decir parodiando a Galileo:”pero existe existe”.

En nombre de la verdad diremos que el mundo etérico encierra verdaderas maravillas por ejemplo las montañas allí se tornan transparentes como el cristal, se vuelven azules e inefables.

En el mundo etérico en el Jardín de las Hespérides como dijera don Mario Roso de Luna el insigne escritor español, en la tierra prometida de Moisés donde los ríos de agua pura manaban leche y miel existen bellezas realmente incalculables.

En nombre de la verdad diremos que en la región etérica viven todas las criaturas elementales de la naturaleza y esto es algo que debemos comprender profundamente por ejemplo:

En las épocas del Rey Arturo y de los caballeros de la mesa redonda los elementales de la naturaleza se manifestaron por doquiera penetrando profundamente dentro de nuestra atmósfera física, y así tenemos que son muchos los relatos sobre duendes, genios, hadas, que todavía abundan en estos tiempos en la verde Erim pueblo de Irlanda; desafortunadamente todas estas cosas inocentes, toda esta belleza del alma del mundo ya no es percibida por la humanidad debido a las sabihondeces de los bribones del intelecto y al desarrollo desmesurado del ego animal.

Hoy en día las gentes reímos de todas estas cosas, no las aceptamos aunque en el fondo ni remotamente conozcamos la verdad de sus misterios.

Resulta interesante decir que todas las criaturas del reino mineral, vegetal y animal poseen alma, ánima, esencia o conciencia si nosotros a la palabra animal le quitamos la última letra ésta se convierte en ánima y ánima quiere decir alma.

El alma, ánima o esencia constituye el famoso elemental del cual nos habla Paracelso, así diremos que en la región etérica viven todas las criaturas elementales de la naturaleza y esto es algo que debemos comprender profundamente, ... a tales criaturas se les da el nombre de elementales, precisamente porque viven en los elementos de la naturaleza son criaturas elementales que viven en la cuarta dimensión.

Lamentablemente estos conocimientos son ignorados no solamente por los científicos modernos sino por las escuelas que se dicen poseedoras de las enseñanzas ocultas.

Y nos preguntaremos: ¿cómo se desenvuelve todo esto?...para comprender este vasto conocimiento primero necesitamos saber que es el Prana. Prana es la energía cósmica, es la vibración, el movimiento eléctrico es la luz y el calor, el magnetismo universal de vida. Prana es la vida que palpita en cada átomo y en cada sol, es el éter y se transforma en una sustancia azul y divina o sea en el Akash de los Indostanes.

El Akash es una sustancia maravillosa que llena todo el infinito y cuando se modifica se convierte en éter. El éter modificándose, se convierte a su vez en eso que llamamos tatwas.

Tatwas son el alma de los elementos de la naturaleza, todo sale del éter y todo vuelve al éter. Existe el éter en estado ígneo (tejas). Existe el éter en estado gaseoso o fluídico como principio del aire (vayú). Existe el éter en estado acuoso como principio del agua (apas). Existe el éter en estado pétreo como principio mineral (pritvi). Existe el éter quinto elemento es la causa de todo lo existente (akasa)

Los científicos dicen que no existe el éter y que lo único real es el campo magnético. También podríamos decir que no existe la materia y que lo único real es la energía, estas son palabras, cuestión de términos.

Un gran científico británico de nombre Sir Oliver Lodge dijo:  Es el éter que da lugar, por las diversas modificaciones de su equilibrio a todos los fenómenos del universo, desde la impalpable luz hasta las masas formidables de los mundos. Rama Prasa (un gran filósofo indio) habló de los tatwas pero no enseñó a manejarlos por no conocer a fondo su sabiduría . H.P. Blavatsky en su obra la doctrina secreta habla de los tatwas pero ella desconocía la técnica esotérica que versa sobre el uso práctico de los tatwas.

Entonces diremos que todo el universo está elaborado con materia etérica akasha (término indostaníes)

En nuestro interior también existen los tatwas, existe un axioma trascendental que dice: tal como es arribo es abajo, tal como es afuera es adentro, si existen físicamente obviamente los llevamos en nuestro interior.

En realidad de verdad los tatwas forman parte de nuestra Anatomía Oculta.

Así diremos que el éter se descompone en 7 modalidades diferentes que al condensarse dan origen a todo lo creado. Estos son los tatwas de los Indostaníes cuando estos tatwas cristalizan entonces tenemos los elementos físico fuego, aire agua y tierra.

En nuestro interior se relacionan con nuestro 5 sentidos, por ejemplo. El fuego y la luz que percibimos con nuestros ojos  es la materialización del tatwa tejas, es el elemento fuego. El sentido del tacto es la materialización del tatwa vayú que se relaciona con el aire. La sensación del gusto es la condensación del tatwa apas, que es el elemento agua. El olfato es la materialización del tatwa pritvi que se relaciona con el elemento tierra. El sonido es la materializacion del tatwa Akasa. Hay otros dos tatwas que solo los puede manejar las personas que están muy adiestradas y son el Ado Tatwa y Samadhi Tatwa.

El color específico de cada tatwa varía: El Akash es de color negro. Vayú es de color azúl. Tejas es de color rojo. Apas es de color blanco. Prithvi es de color amarillo.

Existe una práctica para ver los tatwas: Sentado ante una mesa con el rostro hacia el oriente, apoye los codos sobre la mesa, y proceda en la siguiente forma: introduzca los dedos pulgares de ambas manos entre los oídos, con los dedos índice cubra sus ojos mientras con los dedos medio tape las fosas nasales, y con los dedos anular y meñique selle sus labios. Inhale lentamente contando hasta veinte, retenga el aliento y cuente de 1 al 20, y exhale lentamente contando de 1 al 20, es necesario retirar los dedos medios de las fosas nasales para inhalar y exhalar, pero durante la retención del aliento los dedos medios deben cerrar herméticamente las fosas nasales.

Cada tatwa está relacionado con un planeta. Akash se relaciona con el planeta Saturno. Vayú con el planeta Mercurio. Tejas se relaciona con el planeta Marte. Apas se relaciona con el planeta Venus y luna. Prithvi con el sol.

Es de vital importancia saber que los 5 elementos como fuerzas inteligentes están regidos por una Deidad principal:  La Deidad del éter es Sudashiva. La Deidad del AIRE es Ishwuara. La Deidad del Fuego es Rudra. La Deidad del Agua es Narayana. La Deidad de la tierra es Brama.

Meditando en estas deidades inefables podemos conseguir que ellos nos ayuden en el despertar de los chacras de nuestro cuerpo vital.

Hemos de saber que nuestro cuerpo etérico esta formado de tatwas y los tatwas , como los chacras están íntimamente relacionados.

¿Cómo es esto? Los tatwas entran en los chacras y luego pasan por las glándulas de secreción interna, ya dentro de las glándulas los tatwas intensifican el trabajo de esos minúsculos laboratorios endocrinos transformándose en hormonas. Así es como los tatwas entran al organismo, pero no vuelven a salir de él. Entonces:

El chacra Vishuda ubicado en la laringe  se relaciona con Akash. El chacra Anahata ubicado en el corazón se relaciona con Vayú. El chacra Manipura ubicado en el plexo solar ubicado dos dedos arriba del ombligo se relaciona con Tejas. El chacra Swadistana ubicado en la próstata en el varón y cuello uterino en la mujer se relaciona con Apas. El chacra Muladhara ubicado en el coxis se relaciona con Pritvhi.

Con esto nos damos cuenta que el cuerpo etérico del hombre también esta constituido de tatwas y sabemos que este cuerpo es la base sobre la que opera la química orgánica.

La misma ciencia oficial en sus tratados de física ya no puede negar que el éter penetra en todos los elementos físicos

Los tatwas se transforman también en genes y cromosomas que mas tarde vienen a transformarse en espermatozoides.

Debemos saber queridos amigos que el Eter, el fuego, el aire , el agua y la tierra están poblados de criaturas elementales, en los antiguos tiempos a dichos elementales se les daba el nombre de Hadas, Gnomos, Silvestres, Animas, Sirenas etc.

En aquellos tiempos se hablaba de mitos de fábulas de totemismo etc.

Ahora tenemos una explicación de todos esos acontecimientos donde se habla de seres extraños mitad hombre, mitad animal, tales como centauros minotauros, esfinges etc..

Resulta que esas imágenes extrañas del totemismo son verdaderos estuches donde se encierran joyas de sabiduría que desconocen totalmente los intelectuales y escépticos de estos tiempos. Mas como dijo Víctor Hugo:”el que ríe de lo que desconoce esta en camino de ser idiota”.

(agni)  Los sabios sacerdotes Totemistas veneran al elemental que sirve de vehículo a la divinidad, mas esto no lo entendemos porque nos hemos divorciado de la Gran Naturaleza, sin embargo en todos los cultos religiosos encontramos las huellas del totemismo: los Hindúes veneran la vaca blanca; los caldeos a la oveja; los egipcios al toro; los árabes al camello; los incas a la llama; los mexicanos al perro y al colibrí y el Cristianismo al cordero, al pez y a la paloma blanca como símbolo del espíritu santo, entonces siempre se ha reverenciado en todos los tiempos a determinados elementales.

Trama Los elementales de la naturaleza son criaturas inocentes y omnipotentes.   

Sin embargo los ignorantes del materialismo creen que el hombre creo a los Dioses del fuego, del aire, del agua y de la tierra por temor, más esto es totalmente falso, día llegara en que el ser humano volverá a adorar y a reverenciar a los Devas y a los elementales del mundo entero.

En estos momentos me viene a la memoria en que cierta ocasión una persona que trabajaba en una compañía de artículos eléctricos nos contaba que en Escocia había muchos duendes y que a él en lo particular le sorprendió mucho el que un amigo íntimo le narro que era amigo de un duende y que platicaba largas horas con él le dijo que al duende le gustaba mucho comer cerezas agridulces, como no le creían pensó en hacerles una demostración física para lo cual le propuso al duende llevarlo al lugar donde se encontraban las cerezas que tanto le gustaban, pero como no podía caminar al parejo, le indico se metiera en una bolsa de manta para poderlo transportar.

Una vez que el duende estuvo dentro de la bolsa el Escocés corrió a casa de su amigo dando de gritos para demostrarle que era amigo del duende y que lo llevaba en la bolsa.

Pero grande fue su sorpresa al abrirla y verla que estaba vacía, salió desconsolado y avergonzado de la casa del amigo. Caminando al lugar donde estaban las cerezas agridulces que tanto le gustaban al duende se dio cuenta que dentro de la bolsa de manta algo se movía abrió la bolsa y cual fue su sorpresa al ver que salto un conejo blanco a devorarse las cerezas transformándose después en el duende, al verlo el Escocés le reclamo enojado: ¿porqué me hiciste esa mala jugada? No ves que quede en ridículo con mis amigos. Contestándole el duende le dijo: “yo no me presto para esa clase de demostraciones y si quieres que siga siendo tu amigo prométeme que no me volverás a  utilizar y ni le contaras a tus amigos de la amistad que nos une.

Paracelso dice que necesitamos enganchar los elementales de la naturaleza al carro de la ciencia para volar por los aires, cabalgando sobre el águila, caminar sobre las aguas y transportarnos a los sitios mas lejanos de la tierra en pocos instantes.

Así diremos que las criaturas del Eter desde los tiempos más antiguos se les conocia con el nombre de Punctas. A los elementales del aire se les daba el nombre de sílfos y sílfides. A los seres del fuego se les conocía con el nombre de salamandras. A las criaturas del agua se les llamaba Ondinas, Nereidas, Ninfas, Sirenas etc. Y a las criaturas que viven entre las rocas de la tierra se les conoce con el nombre de Gnomos y Pigmeos.

Es ostensible que las formas de estas criaturas varía muchísimo. Las criaturas del aire parecen niños pequeños muy hermosos con rostro sonrojado como la aurora. Las criaturas del fuego son delgadas y secas muy semejantes al chapulín o grillo aunque de tamaño mas grande. Los elementales del agua tienen diversas formas algunas parecen como damas inefables felices entre las olas del inmenso mar otras tienen forma de sirenas peces con cabeza de mujer y por último hay Ondinas que juegan con las nubes o moran en los lagos o ríos que se precipitan entre sus lechos de roca. Las criaturas de la tierra parecen ancianos con su luenga barba blanca y continente ceremonioso.

Todos estos elementales de la naturaleza son útiles en la creación algunos animan el fuego, otros impulsan el aire formando los vientos, aquellos animan las aguas y otros trabajan en la alquimia de los metales en las entrañas de la tierra.

Es interesante decir que con ciertas prácticas esotéricas y eliminación de algunos defectos podemos dominar a las criaturas elementales de la naturaleza.

Pero como podríamos mandar a los elementales de la naturaleza si no hemos aprendido a gobernar los elementales atómicos de nuestro propio organismo: Las salamandras atómicas de la sangre y del sexo arden negativamente con las pasiones animales. Los sílfos atómicos de nuestros aires vitales juegan con nuestros pensamientos lascivos y perversos. Las Ondinas atómicas de nuestras aguas internas, originan espantosas tempestades sexuales. Los Gnomos atómicos de la carne y el hueso gozan con la pereza, glotonería, concupiscencia.

Por lo tanto para trabajar con los elementales positivamente es indispensable eliminar el ego: Nunca una persona ligera y caprichosa gobernará los silfos y sílfides del aire. Jamás un sujeto blando frío y voluble tendrá dominio sobre las ondinas y nereidas. La Ira irrita a las salamandras del fuego. La concupiscencia se convierte en un juguete para los gnomos y pigmeos. Es preciso ser prontos y activos como los silfos. Flexibles y atentos a las imágenes como las ondinas y nereidas. Energéticos y fuertes como las salamandras. Laboriosos y pacientes como los gnomos. En una palabra debemos acabar con nuestras debilidades

En nuestro interior los gnomos trabajan en las entrañas de la gran cordillera que es la médula espinal. Todo el trabajo que realizan los gnomos consiste en transmutar el plomo de la personalidad en el oro del espíritu, así diremos que el trabajo de los gnomos es alquimista y que necesitan del fuego de las salamandras y del agua de las ondinas, que necesitan del aire vital de los sílfos en la mente.

En nuestra anatomía la región del éter se extiende de lo alto de la cabeza al entrecejo y el mantram es HA. La región del Aire donde están los sílfos va del entrecejo al corazón y su mantram es YA. La región del fuego donde están las salamandras va del corazón al ano y su mantram es RA. La región del Agua donde están las Ondinas va del ano a las rodillas y su mantram es VA. La región de la tierra donde se encuentran los Gnomos va de las rodillas a los pies y su mantram es LA. Para poder dominar a los elementales atómicos de nuestro cuerpo físico es necesario incluir en nuestra dieta determinados alimentos:

Necesitamos del Arcano A.Z.F. para trabajar con el Tatwa Akash. ¿Cómo podriamos ejercer poder sobre este tatwa excluyendo el Arcano A.Z.F.?.

Necesitamos del Vino de Uva para trabajar con el tatwa vayú, sin embargo debemos aclarar que ningún borracho podría adquirir poderes sobre Vayú, pues al vino al cual nos referimos es al vino puro y sin fermento.

Necesitamos comer carne para trabajar con el tatwa tejas, mas debemos aclarar que este alimento es necesario equilibrarlo, ni convertirnos en caníbales ni volvernos vegetarianos.

Necesitamos del pescado para trabajar con el tatwa apas, es obvio que en los peces se encuentra el secreto que nos permite dominar las tempestades y caminar sobre las aguas.

Necesitamos de los cereales para trabajar con el tatwa Prithvi, dentro de los cereales se incluyen las legumbres y las plantas.

CLONCUSION: Diremos que los tatwas son la base fundamental de todo lo existente y de alguna manera pueden ser vehículos de amor o de odio.

Lamentamos tener que disentir de la opinión del Maestro Huiracocha sobre su horario tatwico, en donde se menciona que cada tatwa vibra durante 24 minutos cada dos horas en el orden de Akash, Vayú, Tejas, Pritvhi y Apas.

Asegura Huiracocha que esta vibración eterea se realiza diariamente con la salida del sol. Esto está en desacuerdo con los hechos y las observaciones. El mejor horario tatwico es el de la naturaleza. Cuando el tiempo está frío, húmedo y lluvioso quiere decir que su tatwa radica en Apas. En horas o días de huracanes y brisas podemos asegurar que las ondas etéricas de vayú están en agitación y vibración. En tardes llenas de sol el éter de tejas esta vibrando intensamente. Tiempo seco bochornoso nos traduce vibraciones de Akash. Horas llenas de alegría plenas de luz las produce Pritvhi. Entonces el mejor horario tatwico es el de la naturaleza.

Actualizada la potencia de los 5 elementos en el fondo viviente del alma es evidente que nos convertimos en Maestros de los tatwas. Entonces podemos si así queremos inmortalizar el cuerpo físico, pasar por entre el fuego sin quemarnos, caminar sobre las aguas calmar o desatar las tempestades, flotar en los aires, desatar los huracanes, atravesar cualquier roca o montaña de lado a lado sin recibir el menor daño, pronunciar palabras que entumecen o encantan a las serpientes venenosas, etc. etc.

Presentación en Power Point (4.81 Mb)<haz clic aquí>

Anterior | Principal | Siguiente

Memorias - Diapositivas - Fotos Congreso - Video reseña -Principal - Programa - Ciudad - Costo - Hoteles - Inscripción
- Póster - Video - Turismo - Transporte - Niños - Mapas - Fotos -- 2007 - 2006 - 2005
Congreso 2009
Memorias en: Word | Pdf | Texto | Comprimido Conferencias: 01|02|03|04|05|06|07|08|09|10
Contacto con el ICQ | Inscríbete en: Novedades y Práctica Semanal | Revista | Cursos de Gnosis |
Libro: El Mensaje Místico de la Piedra del Sol | Términos de Uso | Politica de privacidad