Gnosis - Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Las Peregrinaciones de Luna de Miel a Teotihuacán

tlaloc

El Maestro Samael nos expone que las pirámides de Teotihuacán son antiquísimas, fueron construidas por los atlantes y no por los aztecas, como muchos suponen. Indudablemente, son más antiguas que las pirámides de Egipto; hay cronologías sobre el particular.

“Yo recuerdo con exactitud mis existencias anteriores, viví en la Atlántida y sobra decir que hacíamos peregrinaciones incesantes, a veces, tales peregrinaciones iban a Egipto, otras veces venían hasta Teotihuacán…”

El Maestro Samael condujo peregrinaciones de luna de miel a Teotihuacán, lugar donde los enamorados pedían la ayuda de los dioses para tener la voluntad suficiente y trabajar correctamente con sus energías creadoras y así poder conservar su amor por toda la vida.

Precisamente en la pirámide de Quetzalcóatl, que se encuentra al sur de esta asombrosa zona arqueológica, encontramos en sus tableros: caracoles, conchas marinas, al Dios Tláloc; elementos sagrados que se relacionan con el agua y, como figura central se encuentra la serpiente emergiendo del cáliz de una flor, símbolo maravilloso del iniciado que mediante la meditación de fondo, el trabajo con sus energías creadoras y la ayuda divina, ha eliminado sus errores internos y como resultado, ha despertado sus virtudes. En los frisos inferiores destacan ondulantes serpientes, una que va y otra que viene representando al eterno par de opuestos: Hombre y mujer.

En el México antiguo, como en muchas culturas arcaicas, se le dio gran importancia al amor, como base fundamental para el éxito de toda sociedad. Si todo está bien en casa, afuera todo estará bien.

Es por ello que, en los matrimonios, se tenía especial cuidado de nunca perder la luna de miel; de modo que todo matrimonio era una luna de miel eterna.

En las pirámides erigidas en los distintos asentamientos del México remoto, siempre se tenía una de ellas como representación de la mujer o la luna, del Dios Madre, del eterno femenino y otra como alegoría del hombre o el Sol, del Dios Padre, del perpetuo masculino: dos fuerzas que mediante una tercera fuerza, tienen el poder de crear universos, galaxias, sistemas solares, mundos, hombres, bestias y dioses.

Estas tres fuerzas son conocidas en todas las culturas como el santo afirmar representado por lo masculino, el santo negar simbolizado por lo femenino y el santo conciliar representado por el fuego sagrado del amor. Donde estas tres fuerzas concuerdan, algo se crea.

Todas las pirámides triangulares representan estas tres fuerzas creadoras, asentadas ellas sobre una superficie cuadrada que nos recuerda el cuaternario formado por Ipalnemohuani náhuatl, aquel por quien vivimos, el cual se desdobla en Ometecutli y su esposa Omecihuatl, que a su vez crean o se desdoblan en el hijo, dándonos así el cuaternario divino.

Templo de los Caracoles emplumados. Teotihuacán.

Las peregrinaciones de luna de miel a Teotihuacán, se realizaban también, con el propósito de instruir a los jóvenes casaderos en el simbolismo encerrado en las pirámides de Teotihuacán con respecto a los aspectos matrimoniales, es decir, en el rol que representa el sol, el hombre en el matrimonio y el rol de la luna, la mujer en el mismo, del correcto desempeño de esos roles depende el que la luna de miel perdure por toda la vida y que la vida social de los pueblos marche viento en popa.

Jamás el hombre debe alejarse de ser siempre un santo afirmar: noble desde pequeño, aprender el buen uso del verbo, saber ver y respetar a la mujer, a tener pensamientos y sentimientos de orden superior y acciones que no causen dolor, ni a él, ni a sus semejantes, obedecer a sus mayores, alejarse de los vicios y las malas compañías, como soltero, a saber elegir pareja por los valores internos y no por la belleza física; lo interior perdura, lo exterior es víctima del tiempo, como esposo debe ser buen dueño de casa, protector, trabajador para ser buen proveedor, educar a sus hijos, amarlos entrañablemente lo mismo que a su esposa.

La mujer por su parte, practicar siempre el santo negar: auto respetase desde pequeña, no aceptar jamás nada que atente contra su pureza, su inocencia, su ternura, su decencia física y emocional; en su momento, elegir con inteligencia a quien ha de acompañarla toda su vida, a quien garantice que nunca falte protección y lo necesario en el hogar.

Es maravilloso ver cómo las criaturas de la naturaleza nos instruyen también en los considerandos al elegir pareja, es el caso de los abejarucos, pájaros de bellos colores que viven en Eurasia y África; en el refugio de la vegetación, el abejaruco hembra, no acepta a ningún pretendiente que no le demuestre que es buen proveedor y buen cuidador y defensor del alimento que consigue. Entre la parvada de abejarucos machos, la hembra observa cuidadosamente si su pretendiente es bueno para cazar, y si una vez que ha conseguido una presa, es capaz de conservarla, pues al tener una presa en su pico, los demás abejarucos machos lo acosan para robársela, si sale victorioso en esas dos pruebas, sólo entonces lo acepta el abejaruco hembra.

Por su parte, la loba, en la espesura del bosque, aunque tenga enfrente al macho alfa, muy fuerte, hermoso, con un pelo brillante, si su instinto le dice que ese macho alfa no le garantiza una reproducción de tipo superior, simplemente lo rechaza.

En lo referente al género humano, nos dice el Maestro Samael: “Si la mujer se respetara a sí misma, no se reproducirían los degenerados y los malvados.”

Imaginemos finos amigos, el tipo de sociedad que tendríamos si desde el hogar se enseña a la mujer a ejercer sabiamente su poder de santo negar, una mujer que se respeta a sí misma, atraería un varón que, en concordancia o reciprocidad, estaría utilizando el santo afirmar y como consecuencia o resultado, se formaría un matrimonio perfecto, sabrían tener tolerancia, mutuamente comprenderían que los dos tienen errores que deben ser eliminados a través del trabajo interior y, como derivación de ese trabajo, conservarían la luna de miel; si todo va bien en la pareja, en los hijos también; recordemos que las palabras convencen, el ejemplo arrastra…

La mujer es la salvación del hombre, eso lo saben los tenebrosos que no quieren que el hombre se salve y valiéndose de nuestra lujuria, utilizan a la mujer para que nos subyugue, presentándola a través de las modas, de la promoción de todo tipo de productos: frívola, calculadora, voluptuosa, tentadora y, con atuendos que en lugar de vestir desnudan.

La mujer auténtica, nada tiene que ver con esa parafernalia baladí.

Miguel de Cervantes Saavedra en su magistral obra “El ingenioso Hidalgo, Don Quijote de la Mancha” dice: “La mujer es el alma del hombre, es el esplendor que ilumina su camino, una mujer es gloria”.

Qué varón en sus cabales desecharía la oportunidad maravillosa que le brinda una mujer para regenerarse, qué hombre en sus cabales rechazaría verse en las pupilas resplandecientes de su amada, a qué caballero en su sano juicio no le gustaría caminar y sentir por siempre el calorcito aterciopelado de la mano de su adorada sobre la suya propia; a qué matrimonio juicioso no le gustaría vivir eternamente en luna de miel.

Templo de los Caracoles emplumados. Teotihuacán.

Imaginemos cómo será el mundo al recuperar este tipo de virtudes…

¿Qué esperamos para ponernos a trabajar?, descubrir en nuestro interior los elementos inhumanos que nos hacen tan egoístas, tan indolentes, tan propensos a las sensiblerías, tan perversos, tan simplones, tan faltos de amor, tan ausentes de una forma superior de razonar.

Nos dice en proverbios 22-3: “El avisado ve el mal y se esconde; más los simples pasan y reciben el daño”. Para el avisado, el que vive alerta, el despierto, sabe que el trabajo interno lo contiene todo, está libre de error, del sufrimiento. Para el simple, para el beodo, para el dormido, que somos la mayoría, será el dolor, el llanto, el fracaso; eso lo sabemos y tal parece que estamos resignados con nuestro triste final.

El Maestro Samael aclara: Desde hace millones de años, El hombre perdió sus facultades trascendentales y se convirtió realmente en un mendigo, abandonó la sabiduría antigua, degeneró totalmente; y ahora solamente la gloria de Quetzalcóatl, en este Universo, puede transformarnos radicalmente y convertirnos en superhombres...

Se cerró un ciclo. ¡La Serpiente se mordió la cola! Los Edenes de los tiempos antiguos quedaron como perdidos y ahora el hombre encorvado, sufriendo, marcha por este doloroso camino, lejos, muy lejos, de la sabiduría Quetzalcoatliana. Necesitamos regresar a la antigua sabiduría y hacer resplandecer los Misterios de Anáhuac sobre la faz de la Tierra.

(El Génesis bíblico 3: 14, 15). La Mujer está caída, “entre la mujer y la serpiente existe enemistad desde que salimos del Edén La serpiente engañó a Eva, y desde ese instante comienza el conflicto. Jehová dijo a la serpiente: "Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; Sobre tu pecho andarás y polvo comerás todos los días de tu vida. Y enemistad pondré entre tú y la mujer y entre tu simiente y la simiente suya; Ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañal"

El mundo se llenó de lágrimas desde que la serpiente fue maldita; la mujer hiere a la serpiente en la cabeza, y la serpiente se venga de la mujer hiriéndola en el calcañal. Entonces nacemos llorando y morimos llorando. Se necesita un nuevo pacto entre la mujer y la serpiente para volver al Edén. Pero, alegraos queridos amigos, existe una Ley Cósmica que respetan y obedecen, sin regateos de ninguna especie, todos los grandes maestros o guías que ha tenido la humanidad, ésta es la Ley de Epigénesis, que es la capacidad para originar nuevas circunstancias.

Si en nuestro matrimonio está ausente la luna de miel, si hay violencia, hay dolor, celos, ira, resentimientos, pasemos todo eso a una octava superior, demos ese gran salto, esa violencia, esa ira, hay que convertirla en amor, en comprensión, en tolerancia; ese dolor, en alegría de vivir, esos celos, en confianza, y si nos engañan, recurrir al desapego, saber dar su libertad al ser amado cuando ya no nos ama, qué caso tiene aferrarse a un imposible y arrastrar a los hijos a una vida llena de injurias, humillaciones, venganza y reclamos; en cuanto a los resentimientos, hay que convertirlos en perdón verdadero y así poder disfrutar del perfume delicioso de la reconciliación.

Sólo por medio del amor, de la magia amorosa se destruye el Ego, entonces los hombres y las mujeres alcanzan en la vida la victoria. No hay nada más grande que el amor. Dios resplandece sobre la pareja perfecta.

Abuelos, abuelas, padres y madres de familia, hermanos y hermanas mayores, tíos y tías, amigos de verdad, el trabajo no ha terminado, hay que comprender con amor, la importancia, trascendencia y profundidad de lo aquí expuesto, esto es lo que tenemos que trasmitir a nuestros niños, a nuestras niñas, a nuestros jóvenes, a nuestras adolescentes, para que no sean un número estadístico más en la cadena de fracasos de este mundo, donde la mentira, se ha convertido en verdad y la verdad ha sido convertida en mentira.

Pongámonos todos en acción y, al dar la instrucción, dejemos que hable nuestro Padre interior, él nunca se equivoca, simplemente digamos con mucha fe “Padre mío, que yo solamente sea el instrumento de tu expresión, así sea”.

Enviado por el instructor gnóstico

Enviado por: J. Isabel Mauricio Vargas. Rincón de Romos, Aguascalientes y Loreto, Zacatecas.

Imágenes: Templo de los Caracoles emplumados. Teotihuacán. Fotos: Lupita Rodríguez y Jenaro Reyes.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme