¿Qué podemos recibir si alcanzamos el silencio de la mente en meditación?

Respuesta de la revista

Entre los mayas y mexicas, se ha considerado el colibrí como mensajero de buenas nuevas de los seres queridos tanto vivos como fallecidos y de los dioses. Una leyenda maya dice que los dioses habían terminado de crear a todos los animales, dándole a cada uno su misión. Se dieron cuenta que no había ningún animal que actuara como mensajero y habiéndose acabado el barro y el maíz con lo cual fueron hechos los demás animales, tomaron una piedra de jade (las virtudes del alma y la vida), la tallaron dándole forma de flecha (la conciencia libre) y soplaron sobre ella (el hálito divino), dándole vida y así apareció el colibrí.

Es asombroso como un colibrí puede estar en una flor libando su néctar sin siquiera lastimar un solo pétalo, aún de las más delicadas flores. Por todo esto antes dicho, es el símbolo perfecto de los mensajes del Ser, que se logran en la quietud mental, cuando nos sumergimos en meditación, lo que la maestra Blavatski mencionó como “la voz del Silencio” o don Emanuel Kant llamara “intuitos”.

A pesar de ser una costumbre tan popular, el considerar la visita de un colibrí como un signo de la buena suerte, de buenas nuevas, es obvio que a la luz de la gnosis nos recalque la necesidad de actuar como un colibrí durante la meditación, en el más absoluto silencio mental, concentrados profundamente en nuestro dios interior profundo para recibir los mensajes divinos o del Ser para guiar nuestra vida.

Revista la Sabiduría del Ser 93, capítulo: “El Colibrí

Respuesta del maestro Samael Aun Weor

Si nosotros queremos aprehender lo Real, si es que nosotros queremos experimentar la Verdad, si queremos sentir (en nuestra psiquis) ese «Elemento» que nos transforma radicalmente, necesitamos de la quietud y del silencio de la mente.

No se trata de combatir a los pensamientos que lleguen, para que la mente quede quieta. No, lo que se trata es de contemplar esos pensamientos, de comprenderlos (contemplar esos deseos inteligentemente, contemplar y entender todos los recuerdos que lleguen a la mente).

Cuando uno va comprendiendo todo eso que llega al entendimiento, entonces no puede decirse ni una palabra. Pongamos que llegue a la mente el recuerdo de una escena de ira en la casa. ¿Qué haremos?; tratar de comprenderla. Y después de comprenderla ¿qué?; ¡olvidarla! Si luego surge otro recuerdo: la conversación con el compadre, o con la comadre, o con el vecino, ¿qué hacer? ¿Rechazar? ¡Absurdo! ¿Entonces qué? Meditar y comprender. Comprendido, ¡olvídelo!...

Que surge el recuerdo de una partida de fútbol, ¿qué hacer? ¿Rechazarla? ¡No! Repito: comprender la futilidad de aquello, la vanidad de ese recuerdo. Una vez comprendido a fondo, ¡olvídelo!

Así, de esta forma, todo ese desfile de pensamientos, de deseos, de sentimientos, de recuerdos, etc., tendrán un principio y tendrán un fin. Cuando esa cinta de recuerdos, deseos, pensamientos, emociones, etc., ha terminado, la mente queda quieta y en silencio; entonces adviene lo nuevo...

Samael Aun Weor. Conferencia: La Sabiduría del Ser.

Respuesta de los alumnos del ICQ

Guisella | Ciudad: Alajuela | Cuando tratamos de tranquilizar la mente le damos la oportunidad al Padre o la Madre Divina de guiarnos en nuestro camino. Gracias

Franco Rovegno | Ciudad: Lima Perú | Respuesta: ¿Qué podemos recibir si alcanzamos el silencio de la mente en meditación? Podemos recibir la información que necesitamos y al momento que la necesitamos. Significa estar enlazado con la sabiduría pura de la creación. La sabiduría de saber cuándo es real y cuándo es fantasía, se trata de nuestro estado de consciencia, el desarrollo alcanzado. Caminar con pies de plomo puede colaborar al resultado final.

Rufino Santillán Vargas. | Ciudad: México. | Es común ver a un colibrí, cómo se traslada en pleno vuelo de un lugar a otro con suma facilidad, absorbiendo las mieles y néctar de las flores, que equiparándolo esotéricamente hablando, es saber extraer la miel, es decir trasmutar la energía sexual a través de la entrega amorosa para convertirnos en hombres verdaderos. Trasladarse de manera silenciosa de un lugar a otro como lo hace el colibrí, es ponernos en meditación profunda propiciando la quietud mental y estar en aptitud de recibir los mensajes de nuestro Ser divinal interno quien nos guía en nuestra vida diaria. Es manteniendo nuestra mente en quietud, pero activos a la vez, aunque sin ser presuntuosos, debemos adaptarnos a las circunstancias que nos presenta la vida, sin quejarnos de los problemas, sino buscando soluciones.

 Xiomara Granados | Ciudad: Venezuela. | Al alcanzar el silencio recibiremos poderes muy especiales como lo son la paciencia, armonía, equilibrio, sabiduría, capacidad para saber actuar con firmeza e inteligencia y paz.

María Celina Mendoza. | Ciudad: Venezuela. | El éxito en las prácticas de meditación llevarán al estudiante a la tan ansiada quietud mental, es decir a lograr mantener por un lapso la mente sensual tranquila, callada, inactiva, serena, ese es el gran objetivo de estas prácticas milenarias. Sin dormir, controlando el estado de sueño y estando así alerta para escuchar los intuitos o mensajes del Ser, de nuestro Dios interior profundo para así guiar nuestras vidas de manera eficaz y efectiva conscientemente. Es escuchar la voz del silencio. Todos deseamos alcanzar el silencio de la mente para que se manifieste nuestro Ser, como experiencia directa será un gran logro ¡quiera Dios! Todo guarda relación directa con la comprensión y desintegración de nuestros defectos psicológicos y la constancia del trabajo interior ... Gracias.