Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Shiva

Shiva

Toda creación tiene su base en tres fuerzas. Estas responden a una ley Universal que en el ocultismo se conoce como la Ley del Triamashikamno – o la Ley del Santo Tres.

Estas tres fuerzas se mencionan en toda escritura sagrada y algunos ejemplos son: En el cristianismo son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; Entre los Cabalistas Hebreos son Kether, Chokmah y Binah; Para los egipcios son Osiris, Isis y Horus, y Entre los hindúes son Brahma, Vishnu y Shiva. Shiva es el Espíritu Santo. Shiva es el Tercer Logos, la fuerza de donde emerge la creación misma. Shiva es la Inteligencia Divina y es también la Energía Sexual.

SHIVA “el Transformador” y “el Destructor” y su divina esposa es SHAKTI (Devi-Kundalini). Shiva es el esposo de nuestra divina madre y es el principio eterno masculino simbolizado por un Lingam Negro (órgano sexual masculino) embutido en el Yoni (órgano sexual femenino). SHAKTI es el eterno principio femenino.

La unidad de SHIVA-SHAKTI resulta en el Padre-Madre de nuestra mónada individual y particular. Ellos son el Padre-Madre de nuestro Íntimo. Nuestro Íntimo es nuestro Ser Interior.

En las expresiones de arte, el Señor Shiva aparece siempre acompañado por Shakti, en compañía de la Vaca Sagrada (la Kabala), o con una serpiente (Kundalini) enroscada en el cuello junto a su laringe creadora, pues la Divina Trimurti crea con el poder del Verbo.

Cuando aparece solo, presenta atributos tanto femeninos como masculinos, pues SHIVA-SHAKTI es la ejemplificación última del andrógino perfecto donde existe el balance entre las fuerzas positiva, negativa y neutra.

La primera creación de SHIVA se manifiesta en el AKASH (Elemento éter) o SHAMAYIM (cielo), el edén superior. Por eso el libro del Génesis lee: “Y dijo Dios: Sea [un] extendimiento en medio de las aguas, y haya apartamiento entre aguas y aguas.”

Las aguas superiores (los cielos) son el AKASH de los ocultistas y el SHAMAYIM de la cábala; las aguas inferiores (la tierra) son el MAYIM. La fuerza de SHIVA, es la misma fuerza del Espíritu Santo que imparte la vida en todas las regiones de la creación misma, lo que implica que su fuerza es de tipo sexual, pues es únicamente a través del sexo como la creación se cristaliza.

En el libro El Matrimonio Perfecto, el V.M. Samael narra: Shiva, el Dios de la fuerza creadora sexual universal, es al mismo tiempo el Dios de la muerte violenta y de la destrucción. La esposa de Shiva tiene también dos caras. Ella es Parvati y Kali a la vez. Como Parvati, es suprema belleza, amor y felicidad. Como Kali o Durga, puede convertirse en muerte, desgracia y amargura.

Shiva-Shakti es Amor y Muerte.

En el AMOR se encuentra la fuerza mística capaz de restaurar los poderes y las facultades perdidas del hombre – aquellas que desperdiciamos desde el momento en que salimos del paraíso.

En la MUERTE se encuentra la capacidad de eliminar aquella segunda naturaleza inhumana, conglomerado de defectos de tipo psicológico de codicia, envidia, gula, ira, lujuria, orgullo y pereza que nos tienen atrapados en la miseria y la amargura.

La muerte permite la eliminación de lo viejo para que demos paso a lo nuevo. Solamente con el trabajo en la súper dinámica del amor y con la intervención de nuestra Divina Madre Kundalini-SHAKTI es como podemos eliminar cada uno de nuestros defectos.

La eliminación de cada defecto libera cierto porcentaje de esencia que eventualmente se convierte en un centro permanente de consciencia en cada uno de nosotros. Según la esencia se libera, poco a poco recuperamos aquel material que se nos da para que en nuestro trabajo de regeneración podamos cristalizar el alma.

Pero para eso resulta necesaria la observación de nuestras reacciones ante las pruebas que nos trae la vida mientras convivimos con los demás. La observación de nuestras reacciones en el gimnasio psicológico que es la vida nos lleva a la comprensión del defecto y eso es lo que permite la eliminación.

En nuestro cuerpo físico, la fuerza de Shiva se manifiesta en nuestra glándula pineal y en nuestros órganos sexuales. Se devela como potencia sexual en todo lo que es, ha sido y será. Es esa fuerza sexual que vemos entre los pistilos de las flores, eso que se expresa en los órganos creadores de todas las especies que viven. Fuerza maravillosa sin la cual el Universo no podría existir.

La glándula Pineal está íntimamente relacionada con el sistema sexual del hombre, donde se encuentran las aguas de la vida y las semillas solares con las que podemos germinar el verdadero Hombre Solar; el verdadero Rey de la Naturaleza creado a imagen y semejanza de nuestro Real Ser Interior.

El trabajo de la liberación es uno enteramente sexual. Por eso SHIVA aparece con un caudal de agua emanando desde su cabeza.

PRACTICA:

En posición cómoda, relaje todos los músculos de su cuerpo, desde la punta de los pies hasta la cabeza y ponga su mente en silencio por unos diez minutos. Enseguida imagine que por su glándula pineal, situada en el interior del cerebro, casi en medio del mismo, descendiendo del cielo, entra en su cuerpo el fuego sagrado del Espíritu Santo y vitaliza el chakra maravilloso de ésta glándula, el cual resplandece en sus doce dorados pétalos centrales, teniendo como fondo infinidad de pétalos que parecen rayos multicolores de un loto maravilloso y lo pone en movimiento, de izquierda a derecha como rehilete de fuego.

Libro: “Magia Crística Azteca

“Para que un hombre sea plenamente consciente de sí mismo todas sus partes deben hacerse plenamente conscientes”  Samael Aun Weor  El collar de Budha.

Tema enviado por: Ricardo Santana. Instructor Phoenix, Arizona, E.U.


Imágen: Shiva, Wikipedia (Deepak Gupta).

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme