Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

El Auténtico Matriarcado

Mujeres

¿Por qué unos seres humanos retornamos en hombres y otros en Mujeres? Respuesta: Todo depende de los acontecimientos de la vida, a veces tenemos que regresar en cuerpo femenino y otras en cuerpo masculino; esto de acuerdo con los actos de nuestras vidas anteriores. Samael Aun Weor

Mucho antes que la raza aria poblara los continentes, existió la llamada Raza Lemur, época en que el principio femenino fue apartado del masculino, quedando ambos, independientes. Esto ocurrió tal como lo menciona la Biblia, de la costilla de Adán, se sacó a Eva.

Antes, los seres humanos eran hermafroditas, mujer y hombre al mismo tiempo, así lo indica la Piedra del Sol Azteca. Al separarse los dos sexos, mujeres y hombres del Edén comían los frutos del árbol de la vida y los cuatro ríos de aguas puras de vida nutrían a las raíces de los árboles del huerto.

En aquellos tiempos, mujeres y hombres eran verdaderos magos, con poder sobre el fuego de los volcanes, sobre el viento y los huracanes, sobre las tormentas del mar y sobre los terribles terremotos. Desde entonces, a cada género se le otorgaron ciertas cualidades y capacidades propias, ampliamente descritas por Goethe en su poema “El hombre y la mujer”. Sin embargo, algo hizo que las dichas paradisíacas se perdieran y mujeres y hombres conocieran la infelicidad: comer del fruto prohibido.

A través de las épocas, hombres y mujeres han turnado la primacía, el poder legítimo sobre la comunidad o la sociedad, con sus respectivas consecuencias. Cuando la mujer tiene el poder de gobernar, el matriarcado, existe la posibilidad de utilizar en forma edificante y dignificante cada una de sus cualidades.

Pero, ¿En qué consiste el auténtico matriarcado? En que la mujer, para poder ordenar y mandar, debe ser primero reina de sí misma y de la Naturaleza. La mujer es el sumun de la belleza. La naturaleza, la música, las flores, un paisaje, un niño, conmueven, pero la mujer además atrae, inspira, provoca. Todo hijo añora la ternura de su madre, porque ella representa la otra parte del Ser.

En su anatomía oculta, la mujer posee características que le distinguen, como son: el aspecto positivo de su centro instintivo y la predominante influencia de Venus en la glándula pituitaria.

Por su parte, el centro instintivo situado en la región coccígea, donde nace la columna vertebral, es negativo en el varón y positivo en la mujer. Por ello, los instintos masculinos son fuertes y bruscos, mientras que el instinto maternal y la capacidad de sacrificio de la mujer son tan elevados. El amor se representa como fuerza femenina.

A su vez, los astrólogos afirman que la parte anterior de la glándula pituitaria está influenciada por Marte y la posterior por Venus, es por ello que las mujeres tienen más desarrollada la parte posterior y viceversa. Marte da al hombre fortaleza, valentía, voluntad; mientras que Venus da a la mujer imaginación, emoción superior, amor. Por eso, cuando la mujer elimina la fantasía, las bajas pasiones, el miedo y el resentimiento, Venus la irradia de amor, comprensión, e imaginación creadora.

De tal forma que la mujer posee en sí misma, la capacidad de crear; con las fuerzas creadoras de Ometecuhtli y Omecihuatl puede gestar en su interior cualquier cosa que, luego se proyecta en el exterior y se materializa. Sin embargo, esta extraordinaria facultad tiene doble sentido y puede ser utilizada en forma positiva o negativa. Así como la mujer puede crear discordias, conflictos, resentimientos, debido a esos actores que viven adentro (los agregados psicológicos), también puede crear no sólo hijos, sino hombres, ella está llamada a educar, a guiar a la humanidad hacia la regeneración total.

Pero antes, es su deber aprender a gobernarse a sí misma. Se puede empezar por aprender a utilizar las “partículas de dolor” que el Ser ha depositado en su interior. Estas partículas han sido utilizadas negativamente para desarrollar bajas pasiones y emociones: autocompasión, miedo, vanidad, lujuria, envidia, gula, pereza…

Las partículas de dolor, sabiamente utilizadas, permiten comprender a fondo a los agregados psicológicos para que, a su vez, la madre divina pueda desintegrarlos definitivamente. Gracias a esas partículas, la mujer tiene el Don del Sacrificio, es capaz de sacrificarse por los demás. Así como lo hace por un hijo. “Cuando una mujer muere al alumbrar un hijo, el alma reencarnante pierde una oportunidad. Sin embargo el fracaso es realmente aparente, porque en realidad se ha hecho una obra oculta totalmente completa. Esto lo pueden comprobar durante el éxtasis los grandes místicos iluminados”. (Samael Aun Weor)

El supremo sacrificio de la Madre al morir en el parto, resulta ser una obra perfecta de acuerdo a la ley divina, quien determina este tipo de muerte para las almas que lo necesitan. Por eso, la religión de Anahuac consideraba este acto como sagrado y afirmaban que las mujeres que morían de este modo, moran dichosas en el cielo llamado Cinacalco siendo muy veneradas, pues se transformaban es Diosas, gozando de extraordinarios poderes mágicos. La Madre Natura sabe pagar siempre de la mejor manera el sacrificio solemne de las benditas mujeres.

La mujer debe salir del mundo de la ignorancia, gobernado por el miedo, el temor, la lujuria y la envidia. Las cavernas de la oscuridad donde hombres y mujeres se mueven al vaivén de sus pasiones. Sólo cuando la mujer realiza las verdades espirituales de la vida, escapa de ese subterráneo, de esa caverna de sufrimiento. Así la mujer de este siglo, aun cuando el modo de vida sea distinto, las leyes divinas supremas siguen siendo las mismas: Su sacrificio auténtico venciendo al enemigo secreto (agregados psicológicos), le otorga poderes divinales que la convierten en reina de sí misma y de la naturaleza, y le confieren, por derecho: el matriarcado.

Enviado por. Susana Margarita Rodríguez Licea. Comisión CALMECAC

“La mujer es el pensamiento mes bello del Creador, hecho carne. La mujer es la puerta del EDÉN. Hay que aprender a gozar del Amor, con suma sabiduría. Antas de que DIOS sacara a Eva de la costilla de Adán éste estaba solo en el Edén. El hombre y la mujer deben formar un solo SER nuevamente para volver al Edén”.

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 |
Suscribirme